Etiquetas

Hace casi 17 años, en 1998, un@s cuant@s amig@s pusimos en marcha un grupo, llamado Somos Mundo, con la esperanza de aportar nuestro granito de arena para un mundo mejor.  Lo vivido y compartido en este grupo con est@s amig@s ha orientado mis valores y mis esperanzas.

Hace 5 años, en 2010, dos años después de empezar mi carrera académica, estrené este blog, en el que he escrito un poco de todo, textos que me iluminan, sueños y esperanzas fotovoltaicas, y código, mucho código. Este blog me acompaña en mi camino a través de la selva de la investigación, la docencia, y el software libre.

Entre ambos hay muchos nexos en común, pero uno muy especial: los primeros pasos iban de la mano de un texto iluminador que desencadenó la “alegria de hacer”. Ayer murió la persona que lo escribió. Descansa en paz, Eduardo Galeano. Gracias.

Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable